¿Qué son los progresivos digitalizados?. Progresivos 1

Una vez llegados la edad donde la capacidad de ver a distancias cortas queda disminuida, nos vemos obligados a encontrar alternativas que nos permitan seguir disfrutando de un libro, de saber lo que pedimos cuando leemos la carta de un restaurante, o de contestar con acierto el wasap de turno.

No voy a valorar los diferentes tipos de soluciones que hay en el mercado para este problema, porque ya lo hice en un artículo previo sobre la presbicia, que podéis consultar si lo necesitáis.  En él, a pesar de la leyenda negra que circula alrededor de los cristales progresivos o multifocales, aseguro que son la solución más completa, y en las siguientes líneas voy a exponer el por qué.

Su mala reputación se debe fundamentalmente a la singularidad de los mismos. Al iniciarnos con ellos, si movemos cabeza de un lado a otro, sentiremos un movimiento de las imágenes en sentido contrario, que produce cierta sensación de mareo. En mirada normal, el suelo tiende a levantarse, con el problema que eso puede provocar al bajar escalones. Para mirar objetos a distintas distancias, tendremos que situar los ojos en la posición correcta (por ejemplo, no podemos leer con la parte superior de la gafa). Por último, los campos de visión están limitados lateralmente, sobre todo la distancia del ordenador. Vamos, una delicia. Claro, si acabas de comprar una gafa multifocal, y alguien te pregunta tu valoración en ese momento, ¿Qué le dices? Esto es una mi…, digo…, no te los aconsejo. La buena noticia, es que la mayoría de las sensaciones negativas desaparecen en menos de un mes, y hay personas que ni siquiera llegan a experimentarlas. Todo va a depender del tipo de paciente, de su graduación, de sus hábitos y costumbres, de la elección de la montura, del montaje, y de saber, qué progresivo elegir en cada caso.

  ¿Cuándo es el mejor momento para usar lentes progresivas?

No mucho después de comenzar a experimentar los primeros síntomas de la presbicia. Y esto tiene dos motivos:

  • Si forzamos la visión en cerca más de lo aconsejable, crearemos descompensación entre la acomodación (enfoque) y la convergencia (alineamiento de los ojos), algo que puede hacernos sentirnos incómodos al leer con posterioridad.
  • Cuanto antes nos iniciemos en el uso de progresivos, más probabilidades de adaptación tendremos, ya que la diferencia entre la graduación de lejos y cerca (Adicion) es menor, y esto conlleva unas aberraciones (zonas de mala visión lateral) de inferior magnitud.

    Zonas de visión por adicion

Por el contrario, si dejamos que la gafa haga todo el trabajo, estaremos haciéndonos dependientes de la misma en todo momento. Por eso, lo ideal para mí, es, mientras podamos, y nuestra graduación nos lo permita, alternar el uso de la gafa con momentos donde realicemos trabajos sin ella.  Dándole, eso sí, prioridad a los progresivos.

Conocer los distintos tipos de progresivos

Para un profesional, el recomendar un tipo de progresivo u otro, debería ser una prioridad, pero en la actualidad, ya no es siempre así. Entre intereses económicos, y pacientes cada vez más pendientes de aprovechar la mejor oferta, que de pensar en usar lo más adecuado para él, se está perdiendo la esencia.   

*Preguntas básicas para conocer los progresivos:       

¿Qué es la tecnología free-form o digitalización?.-

Tecnologria free-form

Con la aparición de la tecnología free-form, la industria de estos cristales ha cambiado por completo. Esta forma de fabricación con láser, en la que no es necesario el uso de moldes preestablecidos para cada graduación, además de abaratar costes, te permite mejorar la calidad de las lentes, pero, sobre todo, personalizar las geometrías en función de los datos que les proporcionemos.

¿Significa esto que todos los progresivos que se fabrican ahora son buenos? Evidentemente no, primero porque se siguen vendiendo progresivos con geometrías de hace 30 años, que no son free-form, y segundo porque dentro de esta tecnología, también hay diferentes calidades. Los básicos, son los empleados generalmente para promociones y marcas blancas, mientras que los de diseño más avanzado, y alto grado de personalización, son destinados a aquellas personas que necesitan de unas cualidades muy determinadas.

 

¿Qué es la personalización?

Es la capacidad que tienen los fabricantes de poder cambiar los parámetros durante el procesado de una lente, para ajustarlo a nuestras necesidades visuales, a la montura elegida y a cómo se acopla dicha montura a nuestras facciones.

Imagina que compras una montura que presenta una curva pronunciada. Los multifocales básicos, no están diseñados para esta eventualidad, la adaptación en este caso sería, cuanto menos, complicada. Sin embargo, si se pudiese adecuar la fabricación de la lente a la curvatura de la montura, los problemas desaparecerían o se minimizarían al máximo. Esto es la personalización.

 

¿Esto implica que con uno no personalizado no estaré cómodo? NO. Pero las probabilidades de obtener una visión confortable se reducen.

 

¿por qué es importante el consejo de un buen profesional?

Si eliges el mejor progresivo de Hoya, Optiswiss, Prats, Essilor (Varilux) o Zeiss, entre otros, tendrás muchas posibilidades de acertar, pero no siempre es necesario gastarse 900 € para obtener el mayor rendimiento.   Hay cristales, que siendo de la misma gama, se pueden personalizar de manera distinta; difieren en precio, pero no en prestaciones.

Volviendo al ejemplo de la montura curvada; si no hubieses elegido una gafa curvada, no necesitarías un cristal que pueda modificar este parámetro. Uno menos personalizado te iría igual de bien. Es por este motivo por el que un óptico, debería poder aconsejarte el progresivo adecuado para ti.

Pero no solo la elección del cristal es importante, también la montura tiene que presentar unas características determinadas. Hubo una época en la que todo el mundo quería gafas pequeñas, pues es obvio que, aunque se puede hacer, generalmente no es lo más adecuado. Se pierde campo y se tienen que comprimir las zonas de visión.

Medidas adecuadas en la compra de una gafa

En el mundo actual de tendencias, modas, y demás subproductos etéreos, donde si un famoso o pseudofamoso, se planta un plátano como sombrero, puede convertirse en un referente, aconsejar sobre las medidas adecuadas que tiene que tener nuestra montura es más arriesgado que hacer puénting. Sin embargo, hay datos que, si los tenemos en cuenta, tanto en la compra on-line, como en la presencial, nos aseguramos una correcta adaptación a la gafa, mayor comodidad y nitidez de visión; por eso, voy a comentarlos en el siguiente artículo.

Nota. –

En la compra on-line, no disponemos del modelo para poder experimentar, con lo que el proceso se vuelve más complejo. En color azu,l doy consejos específicos, para acertar con este tipo de compra.

Cada montura debe llevar (a veces en lugares inverosímiles, aunque habitualmente en la varilla) unos números que nos indican, el modelo, color y el tamaño de las distintas partes de la misma. Ejemplo. – Rb3025 5286 52*18 145. En este caso, hay que fijarse en los últimos, (52*18 145) que serán el calibre (52), el puente (18) y la longitud de la varilla (145).

Una vez conocidos estos datos, los usamos para compararlos con el tamaño de nuestras facciones:

  • Ancho de la montura:

Compra on-line. – Medimos la distancia que media entre la sien izquierda y la derecha; sumamos entonces calibre + puente + calibre (a veces el codo de la montura también hay que tenerlo en cuenta) y estos dos valores deberían ser similares. En nuestro ejemplo 130mm.

 Si la montura es demasiado ancha, sobresaldrá de nuestra cara y el resultado

Montura grande

no será demasiado estético (aunque ahora se ve de todo), pero si queda pequeña, además del componente estético, se verá afectada la comodidad, por la presión de las varillas.

Por otro lado, la parte inferior de la montura no debería de apoyarse sobre nuestros pómulos, ni siquiera cuando sonreímos, y el borde superior no es recomendable que sobrepase la línea de las cejas.

 

  • Ancho del puente:
    Puente correcto

    El puente es un valor importante para nuestra comodidad. Sobre todo, en gafas de pasta. Si es demasiado pequeño, la gafa es incómoda y tiende a levantarse; si es demasiado grande, también puede ser incómoda y tiende a caer. Lo ideal es que la mayoría de la superficie del puente y la nariz estén en contacto, de esta forma, será confortable.

 

 

  • Largo de varilla:

La patilla o varilla, tiene que ser lo suficientemente larga para poder doblarla a la altura de la oreja, impidiendo que las monturas nos resbalen, pero no tanto como para provocar molestias en su manipulación (como que no entre en la funda). Las medidas más habituales varían entre 135 y 145 mm.

 

  • Distancia interpupilar y altura pupilar:

Solo útiles en caso de compra on-line, serán la referencia para el montaje correcto de las lentes, sobre todo si se trata de lentes progresivas, asféricas o digitalizadas.

altura y distancia interpupilar

La distancia interpupilar, es la medida en mm que hay desde el centro de una pupila, hasta la otra, cuando miramos a los lejos, si estamos mirando en cerca, o para una gafa de lectura, se resta a este valor, entre 3 y 4 mm.

 

La altura pupilar es la distancia que hay entre nuestra pupila, y el borde inferior de la montura, en posición de mirada habitual (lejos).

 

ULTIMOS CONSEJOS.

  • Si tus ojos están hundidos con respecto al hueso de la nariz, las gafas de pasta se alejarán en exceso de ellos. Mejor elige metal o modelos de pasta muy finos.
  • gafa correcta, (siempre que no se ría mucho).

    Si tus ojos salen ligeramente del plano de tu rostro, o tienes las pestañas largas, puede que estas rocen en los cristales, lo que hace que se ensucien y sientas incomodidad en el porte. Mejor gafa metálica o pasta con puentes pequeños; aunque serán ligeramente más incómodas, solucionamos el problema de las pestañas.

 

  • Si tienes la cara pequeña, y necesitas gafas de menor calibre, vigila el largo de varilla, una varilla corta puede ser un tormento. Ahora, hay algunas marcas,que son capaces de fabricar distintos largos de varilla para cada modelo.

Estrabismo y ambliopía (ojo vago).

Tema complejo y extenso, a la par que apasionante y controvertido, al no existir unanimidad entre los profesionales que lo tratan. Algo que genera cierta confusión, tanto a los pacientes, como a sus familiares.

Voy a ofreceros la visión del optometrista comportamental, por desgracia, mucho menos conocida, intentando argumentar el motivo por el cual entendemos de manera diferente estos dos problemas.

El cerebro, y más concretamente el área de la visión, inicia, tras el nacimiento, una búsqueda compleja para alcanzar la visión estereoscópica, que es la

Estrabismo

capacidad que tiene el hombre de integrar las dos imágenes que está viendo en una sola. Este tipo de visión nos va a permitir realizar un cálculo preciso de las distancias y localización de los objetos, algo que se convierte en indispensable, por ejemplo, en la conducción. Para hacerla posible, se analizan los datos que se obtienen de ambos ojos, generando una imagen tridimensional. Si por cualquier causa, esto no fuese posible, las células encargadas de la visión estereoscópica no se desarrollan (caso del estrabismo), o lo hacen muy pobremente (como en el ojo vago). En ambos casos, la estereopsis estará deteriorada.

¿QUÉ ES LA AMBLIOPÍA?

La ambliopía se conoce también como ojo vago, nombre no muy adecuado, ya que induce a error, pues se piensa que es un ojo perezoso, cuando realmente es aquel que no ha obtenido un desarrollo adecuado, tanto a nivel de visión (agudeza visual), como en otro tipo de capacidades, tales como memoria visual o localización.

El grado de ambliopía se suele medir por la agudeza visual. Un ojo se considera afectado cuando no alcanza a ver el 100% del test visual correspondiente con la corrección adecuada.

¿QUÉ ES EL ESTRABISMO?

En el estrabismo se produce una desviación de uno de los ojos con respecto al otro, dos imágenes diferentes son enviadas al cerebro, el cual no es capaz de fusionarlas. Se ve obligado a elegir una de ellas, perdiendo la percepción de profundidad, y con ello, otra serie de capacidades intrínsecas a la visión binocular.

CAUSAS DEL ESTRABISMO

Cada ojo tiene 6 músculos insertados sobre el globo ocular, para permitir los distintos movimientos oculares. Todos ellos controlados por el cerebro. En un desarrollo normal, ambos ojos están coordinados y equilibrados.

Hay diferentes motivos por los que esta coordinación se pierde. Una catarata congénita, una parálisis cerebral, una anomalía en alguno de ellos, o un tumor, pueden ser algunas causas, pero en la inmensa mayoría de los casos son altas hipermetropías, anisometropías (diferencia importante de graduación de un ojo respecto al otro) o un desarrollo inadecuado, los motivos más frecuentes.  En este tipo de casos, tanto nuestros ojos, como nuestros músculos oculares, están en perfecto estado, no presentan ningún tipo de problema, es nuestro cerebro el que, presionado por las circunstancias, ha generado la desviación. Entonces yo me pregunto, si los músculos están bien ¿Por qué son estos los sacrificados en una cirugía?

CONSECUENCIAS


Los adultos que desarrollan estrabismo, suelen tener visión doble debido a que sus cerebros ya han aprendido a recibir las imágenes de ambos ojos y no puede ignorar la imagen del ojo desviado. Por lo general, un niño no ve doble. Elimina o modifica la imagen molesta para poder afrontar los retos diarios.

Cuando la desviación es constante, la ambliopía del ojo torcido es inevitable, al igual que la falta de desarrollo de las células encargadas de la visión binocular, que hasta hace poco se creía eran imposibles de activar en edades posteriores.

TRATAMIENTO

Llegamos al punto más conflictivo. En general, la optometría no comparte la idea de la cirugía sobre una musculatura ocular que está en perfecto estado, de hecho, la operación implica una reducción significativa en el éxito de la terapia. Nuestra finalidad, es la búsqueda de la visión binocular, y no tanto la alineación de los ejes visuales, que también. Estamos en desventaja claramente, ya que un alto porcentaje de los operados de estrabismo que entran en nuestras consultas, con sus resplandecientes ojos rectos, piensan que tienen visión estereoscópica. Creen que su visión es como la de los demás. Solo tras un par de pruebas en el gabinete, se dan cuenta de que ven la vida en monocular (solo con un ojo).

No puedo dejar pasar la oportunidad de animaros a que veáis un video del programa “Redes” presentado por Eduardo Punset, en el cual, entrevista a una neuróloga americana, Susan Barry; estrábica y operada en varias ocasiones (creo que 7 veces), y que tras 2 años de terapia recuperó la visión binocular (también existe un libro, Ver en Estéreo, escrito por ella donde nos narra sus experiencias).

Para finalizar, os diré que los tratamientos optométricos son lentos, y requieren esfuerzo económico y constancia; además, nadie te puede asegurar el éxito del mismo. Sin embargo, la satisfacción de ver en estéreo, no tiene precio.

En próximos artículos profundizaré en tratamiento optométrico de la ambliopía y el estrabismo.