¿Qué progresivo me compro?. Progresivos 2

En la primera parte, he comentado las generalidades básicas de este tipo de lentes, pero ahora me falta lo más importante, aconsejar sobre qué progresivo comprar. Antes, debo aclarar, que este criterio se basa en la recopilación de opiniones, capacidad de las lentes y experiencia. Es evidente, que habrá otros igual de válidos, y laboratorios con buenas lentes que no están en esta lista, pero mi idea es ayudar a esa gente que se siente muy pérdida, a la hora de afrontar la compra de unas gafas progresivas, no hacer un catálogo completo. 

En la calidad final de un cristal multifocal, no solo influye la tecnología de fabricación, también si dicha tecnología se aplica en una, o en ambas caras, los materiales empleados, y la geometría interna. Además, cada fabricante ha dado prioridad a unas determinadas facetas, con mayor o menor acierto, para diferenciarse de la competencia.

Ni siquiera los profesionales del sector, conocemos los pormenores de esta fabricación, por lo que para el resto de personas ajenas a nuestra profesión, puede resultar un verdadero suplicio. Si no quieres volverte loco, tienes dos alternativas: o te dejas aconsejar por un experto, o eliges un progresivo digitalizado free-form de alta gama, con gran posibilidad de personalización.

En la actualidad, todas las marcas “conocidas” tienen cristales de alta calidad. Además, estos mismos laboratorios, han sacado al mercado líneas blancas para abaratar aún más los precios. Ante la aparición de tanta diversidad de lentes, en nuestras tiendas, hace años que cambiamos la forma de trabajar. Ideamos un sistema que eliminaba los progresivos básicos, redujimos nuestros beneficios, y buscamos las marcas con las que poder ofrecer, una mejor relación calidad precio. Nos centramos en comprender mejor los cristales que aconsejábamos, y conocer las necesidades del paciente. De esta forma, conseguimos aumentar el porcentaje de adaptación al progresivo, acercándonos a un 95%. Por consiguiente, mi recomendación es dejar como última opción los cristales básicos y las marcas blancas. Estas últimas, si bien es cierto que pueden ser una alternativa en ciertas ocasiones, presentan algunos inconvenientes como son, que los mejores diseños no se suelen ofrecer de esta forma, o que la misma lente progresiva, cambia de nombre dependiendo de la tienda, y el año en que realices la compra. Además, la diferencia de precios con respecto a los de marca, no es tan acusado como en años anteriores. En nuestro catálogo, por ejemplo, tienes progresivos de marca, free-form digitalizados y semi-personalizados (Gama alta), con montura incluida, desde 359€, y on-line por 319€.

PROGRESIVOS DE ADAPTACION “GARANTIZADA”

Si eres una persona muy exigente visualmente hablando, si tienes astigmatismos altos o problemas visuales añadidos (como un estrabismo), hay dos gamas muy recomendables. A la primera la he llamado premium, ya que es la que presenta una mayor precisión en su fabricación, con un abanico enorme (demasiado según mi opinión) de personalización:

  • Varilux X 4D de Essilor,
  • VMAX XE de Prats
  • Be 4ty+ FUSION de Optiswiss;

En la segunda, incluyo lentes capaces de modificar su diseño según el estilo de vida de cada persona:

  • My Style V+,
  • Impression Free-Sign de Rodestock,
  • MASTER FIT de Prats,
  • Be 4ty+ HDQ de Optiswiss,
  • Varilux S-4D de Essilor
  • Individual 2 de Zeiss,
  • Max View de Indo.

Algunos fabricantes, al realizar estudios para comprobar las necesidades visuales de la gente, se dieron cuenta de que un amplio porcentaje, hacía uso de sus gafas en todas las distancias de manera habitual, con lo que, fabricar unos cristales, según el estilo de vida, aunque queda muy bien, no es excesivamente práctico en la mayoría de las ocasiones (ojo, las lentes de gama alta también tienen otro tipo de tecnologías que las hace superiores). Eso nos lleva a las siguientes dos gamas, que son las que solemos usar como referente en nuestras tiendas:

En la primera se pueden modificar la mayoría de los parámetros de fabricación; distancia de lectura, distancia entre pupilas, ángulo que forma la montura con nuestro rostro, etc.

  • FIT FRM de Prats,
  • Be 4ty+ HD5 de Optiswiss,
  •  Máxima de Indo,
  • Varilux Physio 2.0 f360 de Essilor,
  • Life Style 3i de Hoya,
  • Impression de Rodestock.

En la segunda, la modificación de parámetros es más limitada, por eso, en este caso, el consejo de un buen profesional se hace imprescindible. Si, por tu fisonomía, la montura elegida se adapta a los parámetros de fabricación de la lente, puedes ahorrarte algo, sin perder en calidad.

  • Be 4ty+ HD1 de Optiswiss,
  • Unique HD de Nexo (Kodak),
  • FIT USR de Prats,
  • Precision Superb de Zeiss,
  • Life Style 3 de Hoya,
  • Ingenia de Indo

La mayoría de los progresivos anteriores, son lentes modernas, enfocadas a una vida más actual. De ahí la importancia que le dan el pasillo intermedio, usado para ordenadores y tablets. Si no eres de los que utiliza de forma habitual esta tecnología, puedes ir a diseños más estandarizados.

  • Precisión Pure de Zeiss,
  • Easymax y Activa de Indo
  • VIMAX de Prats,
  • Balansis  de Hoya,
  • Unique de Nexo (Kodak),
  • Autograhp de Shamir,
  • PX+ de Optiswiss

Y, por último, para completar nuestra gama, lentes de calidad, pero más rígidas, con menos pasillos, para aquellos que no disponen de mucho presupuesto, pero buscan algo que les aporte cierta seguridad. En su fabricación se da por hecho que la distancia entre pupilas es de 63, por lo que si en tu caso se aleja de esta medida, este no es tu cristal.

  • Varilux Comfort RE,
  • Vimax INI de Prats,
  • Adapta de Indo,
  • Amplitud de Hoya
  • Physio de Essilor,
  • Easy Plus de Optiswiss

 Nota. – En www.opticaprofesional.es/my_progressive/presentación.php tenéis un programa sencillo, en el cual, introduciendo tu graduación, y rellenando unos datos sobre tus hábitos visuales, te va a recomendar dos gamas de progresivos dentro de todas las posibilidades existentes. No sustituirá nunca al profesional, pero ayuda. (al menos eso espero).

CONSEJOS PARA AUMENTAR LAS POSIBILIDADES DE ÉXITO

Resumiendo:¿Quiénes deben escoger un progresivo de alta gama?

* Los pacientes que no tienen graduación de lejos, o los miopes de entre 2 y 3 dp., sobre todo, con adiciones superiores a 2.00 dp (diferencia entre graduación de lejos y cerca).

* Aquellos que usan mucho ordenador, y sobre todo trabajos de oficina en general (en estos casos, pueden también elegir un progresivo ocupacional (como el Zoom de Prats que aparece en la foto), específico para estas tareas, pero con el inconveniente de que no sirven para visión lejana).

* Personas con un ojo “perdido”, ojos vagos profundos, estrabismos o similares, tienden, en visión de cerca, a no posicionar los ojos de manera habitual, con lo que necesitan un progresivo donde se pueda modificar este parámetro. En este caso, dentro de los ya mencionados, el Master de Prats o My Style de Hoya, nos han dado siempre un muy buen resultado.

¿y quienes no necesitan tanta personalización?

* Los hipermétropes, sobre todo de baja graduación, digamos hasta 3 dp, suelen aceptar muy bien el uso de los progresivos, salvo que realicen trabajos de oficina.

* Aquellos que se dediquen a la conducción. Buen campo de lejos y aberraciones contenidas.

*  Si eres de los que lees o coses, ver la tele y conduces de manera habitual, no precisas tampoco ningún parámetro especial (salvo que elijas una gafa curva claro).

¿Qué tipo de monturas?

Puede ocurrir que elijamos correctamente el cristal, pero no la montura, y todo lo anterior no habrá valido para nada.

montura adecuada para progresivos

Mi consejo es no escoger monturas donde la distancia desde nuestra pupila hasta el borde inferior de la montura sea inferior a 19mm (altura de montaje), ni tampoco aquellas que desde la pupila a la parte superior sea inferior a 10mm (importante, ya que algunos profesionales, esto no lo tienen en cuenta).

Las que son totalmente al aire, no las recomiendo, se desajustan con facilidad, y provocan que no miremos por la posición adecuada. (no tienen nada que ver con las semi al aire o nylon). Las metálicas, tienen una ventaja sobre las de acetato, al llevar plaquetas, se puede ajustar la altura en caso de no ser la adecuada (también hay de acetato con plaquetas, pero muy pocas).

Observa si tienes tendencia a bajar la cabeza cuando lees, es un dato muy relevante, que debe saber el profesional encargado de tus cristales.

Consejos para cuando ya tengas en tu poder las nuevas gafas:

Durante el primer mes, ponlas el mayor tiempo posible, el cerebro tiene que minimizar las sensaciones adversas, y solo lo consigue si las va aceptando como normales y habituales. Si tienes alguna duda, consulta al profesional; a veces un pequeño ajuste, es la diferencia entre estar bien, o que sea un suplicio. Experimenta a realizar pequeños movimientos verticales y horizontales durante la lectura para encontrar el enfoque correcto, y el campo de visión lateral. Resta importancia a la sensación extraña que puedas tener, cuanta menos importancia le des, más rápido va a desaparecer.


Para concluir, te daré un último consejo; si las sensaciones que experimentas son ligeramente adversas; siempre que la graduación, el cristal y la posición del mismo sean correctos, trata de insistir, ya que al final, si no puedes portar este tipo de gafas, el más perjudicado eres tú, porque vas a depender siempre de dos o tres gafas, y eso no es muy práctico.

Nota.- Hay algunos progresivos dificiles de clasificar como los de Indo, estoy a la espera de explicaciones y pueden sufrir alguna modificación.