La elección de los cristales adecuados

Esta tarea puede llegar a ser bastante más compleja de lo que mucha gente piensa.  Los motivos son los siguientes:

1.- Uso de distintos materiales de fabricación para lentes oftálmicas:

tipos de materiales

      Cada material tiene características diferentes, y por lo tanto se deberán aconsejar en función de las necesidades de cada persona.

  • Trivex y Policarbonato. Ligeramente más delgados que el orgánico normal (índice 1.5) y también más resistentes. Se utilizan sobre todo para gafas de protección, montura al aire y gafa de niño.
  • Orgánicos. Son ligeros, y muy duros ante la rotura a partir del índice 1.6, su problema son los arañazos en la superficie. Se pueden aplicar distintas reducciones
  • Minerales.Los cristales de toda la vida. Diseños antiguos, pesados y fácilmente rompibles. En contrapartida, tienen más calidad óptica que la mayoría de los orgánicos y son mucho más resistentes a los arañazos. También aceptan reducciones. Uso para ambientes con mucho polvo o arena.

2.- A las lentes orgánicas, se le pueden aplicar distintas tecnologías:

  • Geometrías asféricas. – Cristales más planos, y según los fabricantes con mayor calidad óptica. Mi experiencia me dice que se gana en espesor y estética, pero en ocasiones generan problemas de adaptación.

Digitalización. – Lentes fabricadas con tecnología láser free-form, la misma que se usa en progresivos. Aquí si hay un saldo de calidad importante, pero también de precio. Buena elección para graduaciones altas, astigmatismos superiores a 2.00 dp y monturas relativamente grandes; será en estos casos donde se nota la diferencia.

  • Pre-calibrado. – Sistema por el cual las personas con hipermetropía pueden mejorar mucho la estética de sus gafas. Los cristales suelen tener un diámetro estándar, hacer un pre-calibrado es tan sencillo como escoger el diámetro de cristal adecuado. Solo es efectivo si dicho diámetro es inferior al estándar, y por lo tanto el precio es superior.

3.- Y tratamientos:

  • Antirreflejo- sobre la base del material se superponen diferentes capas, su número variará en función de la calidad del tratamiento. La idea es descomponer la luz y absorber la mayor parte de la misma, dejando escapar únicamente un reflejo residual (normalmente verde). Últimamente se le añaden capas para obtener mayor durabilidad y menos propensión a la suciedad. Por eso uno se puede encontrar con tanta variedad de precios entre ellos.
  • Filtros protectores para pantallas. – Son filtros especiales para proteger el ojo de las radiaciones nocivas que emiten las pantallas led de tablets, ordenadores o móviles. Estas radiaciones se ha comprobado que favorecen la aparición de problemas como cataratas o degeneración macular. El problema de estos filtros son la escasa credibilidad de los mismos. Uno de los pocos que traen un estudio serio detrás es el CSR, pero su color amarillento no es muy atractivo. Sin embargo, si tuviese que recomendar en estos momentos uno, me inclino por él.
  • Fotocromáticas. – Son cristales que se oscurecen al incidir sobre ellos la luz solar. Aunque para muchos son muy útiles, a mí personalmente no me entusiasman. El motivo es que no acaban de oscurecerse como una gafa de sol con filtro 3 (aunque te cuenten que sí), tardan en aclararse una vez han cogido su tono más oscuro, y la mayoría de ellos no se oscurecen mientras conduces (el parabrisas del coche corta los UVA que los activan).

4.- Por último, también hay distintos materiales para la fabricación de monturas:

materirales para monturas

Suelo decirles a mis pacientes que las monturas han bajado de precio, pero también de calidad. Ahora hay más opciones, materiales más ligeros, y estéticos, con variedad de colores, pero de caducidad muy inferior. Si buscas calidad; un acero quirúrgico, un acetato o un buen TR90 (difícil de saber) posiblemente sean las mejores opciones.

CONCLUSION

Como se puede observar, este proceso no es sencillo, sin embargo, durante los últimos años se ha venido degradando, dando únicamente importancia al 2×1, a por 1€ más te doy dos gafas más o el “adiós a las gafas caras” (y a las buenas también) de las distintas franquicias que campean por España. Por eso yo te digo, valora el precio, pero que este no sea determinante en tu elección.

RECOMENDACIONES:

Para el uso habitual, yo me decantaría por lente orgánica, siendo consciente de que habrá que cambiarla cada 2 o 3 años.

            Elegir de manera correcta la reducción adecuada depende de varios factores como son la montura elegida, de la distancia entre pupilas, altura de las mismas y graduación. Aconsejar sin conocer estos valores se torna aventurado, pero una referencia sería la siguiente:

  • Hasta 2,5 dp 1.5 puede quedar bien
  • De 2,5 hasta 4.5 dp entre 1.6 y 1.67
  • De 4.5 hasta 6.5 dp entre 1.67 y 1.74
  • De 6.5 hasta 10.0 dp preferible 1.74 orgánico o el 1.8 mineral
  • De 10.0 dp en adelante se valora entre 1.74 orgánico o el 1.9 mineral.

En ocasiones, nosotros tampoco sabemos cómo va a quedar un tipo de cristal en una gafa determinada, para estos casos, solemos hacer un estudio de espesores, que nos va a indicar de una manera, si no exacta, si bastante aproximada, el resultado final del encargo.

EJEMPLOS PRACTICOS

Tienes 4,5 dp de hipermetropía. –

La mejor elección sería un cristal asférico digitalizado, en índice 1.67 con pre-calibrado, con tratamiento antirreflejo hidrófobo, y CSR si usas mucho ordenador en una montura de acero quirúrgico. Estarás encantado, aunque tal vez tu bolsillo se resienta un poco.

Segunda opción. Escoge índice 1.67 asférico con antirreflejo hidrófobo y salvo si la montura es muy pequeña, quedarás satisfecho.

En el caso de miopía de 4,5 dp. – Igual, pero quita el pre-calibrado, tal vez la asfericidad y mejor pasta.

Medidas adecuadas en la compra de una gafa

En el mundo actual de tendencias, modas, y demás subproductos etéreos, donde si un famoso o pseudofamoso, se planta un plátano como sombrero, puede convertirse en un referente, aconsejar sobre las medidas adecuadas que tiene que tener nuestra montura es más arriesgado que hacer puénting. Sin embargo, hay datos que, si los tenemos en cuenta, tanto en la compra on-line, como en la presencial, nos aseguramos una correcta adaptación a la gafa, mayor comodidad y nitidez de visión; por eso, voy a comentarlos en el siguiente artículo.

Nota. –

En la compra on-line, no disponemos del modelo para poder experimentar, con lo que el proceso se vuelve más complejo. En color azu,l doy consejos específicos, para acertar con este tipo de compra.

Cada montura debe llevar (a veces en lugares inverosímiles, aunque habitualmente en la varilla) unos números que nos indican, el modelo, color y el tamaño de las distintas partes de la misma. Ejemplo. – Rb3025 5286 52*18 145. En este caso, hay que fijarse en los últimos, (52*18 145) que serán el calibre (52), el puente (18) y la longitud de la varilla (145).

Una vez conocidos estos datos, los usamos para compararlos con el tamaño de nuestras facciones:

  • Ancho de la montura:

Compra on-line. – Medimos la distancia que media entre la sien izquierda y la derecha; sumamos entonces calibre + puente + calibre (a veces el codo de la montura también hay que tenerlo en cuenta) y estos dos valores deberían ser similares. En nuestro ejemplo 130mm.

 Si la montura es demasiado ancha, sobresaldrá de nuestra cara y el resultado

Montura grande

no será demasiado estético (aunque ahora se ve de todo), pero si queda pequeña, además del componente estético, se verá afectada la comodidad, por la presión de las varillas.

Por otro lado, la parte inferior de la montura no debería de apoyarse sobre nuestros pómulos, ni siquiera cuando sonreímos, y el borde superior no es recomendable que sobrepase la línea de las cejas.

 

  • Ancho del puente:
    Puente correcto

    El puente es un valor importante para nuestra comodidad. Sobre todo, en gafas de pasta. Si es demasiado pequeño, la gafa es incómoda y tiende a levantarse; si es demasiado grande, también puede ser incómoda y tiende a caer. Lo ideal es que la mayoría de la superficie del puente y la nariz estén en contacto, de esta forma, será confortable.

 

 

  • Largo de varilla:

La patilla o varilla, tiene que ser lo suficientemente larga para poder doblarla a la altura de la oreja, impidiendo que las monturas nos resbalen, pero no tanto como para provocar molestias en su manipulación (como que no entre en la funda). Las medidas más habituales varían entre 135 y 145 mm.

 

  • Distancia interpupilar y altura pupilar:

Solo útiles en caso de compra on-line, serán la referencia para el montaje correcto de las lentes, sobre todo si se trata de lentes progresivas, asféricas o digitalizadas.

altura y distancia interpupilar

La distancia interpupilar, es la medida en mm que hay desde el centro de una pupila, hasta la otra, cuando miramos a los lejos, si estamos mirando en cerca, o para una gafa de lectura, se resta a este valor, entre 3 y 4 mm.

 

La altura pupilar es la distancia que hay entre nuestra pupila, y el borde inferior de la montura, en posición de mirada habitual (lejos).

 

ULTIMOS CONSEJOS.

  • Si tus ojos están hundidos con respecto al hueso de la nariz, las gafas de pasta se alejarán en exceso de ellos. Mejor elige metal o modelos de pasta muy finos.
  • gafa correcta, (siempre que no se ría mucho).

    Si tus ojos salen ligeramente del plano de tu rostro, o tienes las pestañas largas, puede que estas rocen en los cristales, lo que hace que se ensucien y sientas incomodidad en el porte. Mejor gafa metálica o pasta con puentes pequeños; aunque serán ligeramente más incómodas, solucionamos el problema de las pestañas.

 

  • Si tienes la cara pequeña, y necesitas gafas de menor calibre, vigila el largo de varilla, una varilla corta puede ser un tormento. Ahora, hay algunas marcas,que son capaces de fabricar distintos largos de varilla para cada modelo.

Cómo elegir una gafa de sol

ELECCION DE UNA GAFA DE SOL

Ante la proliferación de marcas de gafa de sol de calidad “dudosa”, y, sobre todo, ante la idea generalizada de que todas las gafas polarizadas son “buenas”, me veo obligado moralmente a realizar este artículo.

Para definir la calidad de una gafa de sol, se suelen manejar una serie de factores, algunos más relevantes que otros, como son la protección frente a rayos ultravioleta o infrarrojos, la calidad óptica de la lente, la tonalidad o color, el tipo de polarización, la resistencia a los golpes y al arañado, o la durabilidad.

PROTECCIÓN

RADIACIÓN ULTRAVIOLETA

Los rayos ultravioletas, si bien pueden ser beneficiosos para la salud de forma moderada, en dosis elevadas, podrían llegar a ser muy nocivos. Cuando nuestros ojos están expuestos a altos niveles de radiación UVA, necesitamos una protección adecuada para prevenir conjuntivitis, queratitis, cataratas, degeneración macular o quemaduras retinianas.

RADIACIÓN INFRARROJA

Aunque esta no es igual de dañina que la ultravioleta, (salvo en casos de exposición continua) en lo que concierne a nuestros ojos, no está demás, tener gafas que sean capaces de cortar este tipo de radiaciones.

Filtros gafa de sol en función de la absorcion

En este cuadro, quedan explicados los tipos de filtro según la absorción de luz, y el uso adecuado de los mismos. Para completarlo, voy a añadir los cristales degradados y los espejados, que no se pueden catalogar con exactitud dentro de ningún tipo. Los primeros, ofrecen una menor protección en general (entre 2 y 3), pero son más cómodos de portar, y la zona de máxima absorción, está en la parte superior de la lente, que es donde habitualmente el sol incide con mayor fuerza; mientras que los espejados y semi espejados, aumentan la eficacia del filtro que lleven detrás del espejo.

 

CALIDAD OPTICA DE LAS LENTES

            La calidad óptica de las lentes es, posiblemente, la característica que menos se suele tener en cuenta, tanto por los fabricantes, como por los compradores. Cuando adquirimos una gafa de sol, solemos dar por hecho, que, si vemos bien, será que la tienen, y este axioma, no siempre se cumple.

La calidad óptica aporta nitidez, evitando que nuestro cerebro tenga que esforzarse en eliminar imágenes parásitas o ligeramente distorsionadas. Si carecen de ella, serán las típicas gafas con las que vemos bien, pero al cabo de unas horas conduciendo, o realizando otro tipo de actividad que precise de esfuerzo visual, sentiremos pesadez o incomodidad. 

¿Es una característica imprescindible? Pues no, es obvio que lo más importante en una gafa de sol es la protección, pero después, y sobre todo antes que la polarización, estaría esta.

 

COLORES

Llevar nuestros cristales de un color u otro, no hace que estemos más protegidos, sin embargo, puede ser la diferencia entre estar cómodos, o no. A continuación os dejo unas recomendaciones realizadas por el colegio nacional de ópticos-optometristas, en función de las actividades a realizar, y de otra serie de características, como el tipo de iluminación. Sin embargo, hay personas que tendrán preferencia por un color, independientemente de la actividad que realicen.

      Gris. – No altera la percepción de los colores, buenos para ambientes con iluminación irregular, y útil en la conducción

      Amarillo. – Mayor contraste, mayor profundidad de campo, conducción al atardecer, conducción con niebla, deportes de movimientos rápidos, patologías de retina.

      Marrón. – Ligera alteración de los colores, aumento de contraste, deportes al aire libre, afectados de cataratas, operados cirugía refractiva.

      Verde. – Distorsión de los colores, deportes náuticos, deportes de invierno.

 

POLARIZADAS

Paisaje con y sin polarizado

Los cristales polarizados, aprovechan la naturaleza de ondas de la luz, para crear un sistema que consigue eliminar los deslumbramientos y mejorar la visión del color.

Curiosidad. – Coloca dos lentes polarizadas juntas, cierra un ojo y mira con el otro a través de ellas cualquier imagen. Gira una de las lentes, manteniendo la otra fija y comprobarás que la imagen se va oscureciendo hasta casi desaparecer. Es una forma sencilla, de comprobar si tus gafas son polarizadas.

 

¿SON TODAS LAS GAFAS POLARIZADAS IGUALES?

Un rotundo NO. Su fabricación es más compleja que la de las tradicionales. Están formadas por varias capas que incluyen un núcleo de polarización y diversos filtros UVA, que le confieren la protección.

Las gafas de baja calidad, llevan este núcleo en la superficie, con lo que se rayan con facilidad, y habitualmente tienen poca protección UVA, además de escasa calidad de imagen.

Las de calidad media, introducen la polarización en forma de sándwich, mejorando tanto la óptica como la polarización.

Por último, están los que se fusionan en la lente, aumentando la calidad total de la lente. Esto encarece el proceso, pero mejora ostensiblemente el resultado.

El tipo y la calidad del material usado en el proceso, también modifican la calidad final.

Como se puede observar, el incremento de precio NO ES UN CAPRICHO.

Una buena gafa de sol es imprescindible

Para terminar, unas recomendaciones fundamentales:

               Que una lente lleve color, no significa que proteja de la radiación nociva, ni que tenga calidad óptica. Es más, una lente oscura dilata la pupila, dejando paso a una mayor cantidad de radiación y causando mayor deterioro visual. Es mejor para tu salud no llevar nada.

No solo se debe valorar la protección, también la calidad de la lente. Un cristal sin calidad óptica puede provocar mareos, visión doble, dolor de cabeza, y sensación de pesadez entre otros síntomas.

En www.opticaprofesional.es, en la sección de gafas de sol, cada marca viene con un cuadro descriptivo de la valoración que hacemos sobre su relación calidad-precio.