Filtros para pantallas

INTRODUCCION

Si he querido realizar un artículo sobre este tema, es porque ni yo mismo tengo claro la utilidad de los filtros para pantallas que se comercializan en este momento. Y tras la “investigación” que lleva consigo escribirlo, sigo teniendo numerosas dudas. Sin embargo, he podido sacar algunas conclusiones, que no certezas, y paso a exponerlas en las siguientes líneas.

LUZ AZUL

Todos sabemos que la radiación ultravioleta (UVA) puede resultar dañina, siempre que esta sea en altas proporciones y de manera continuada. No obstante, y a pesar de que la concienciación va en aumento, como siempre ocurre en este tipo de problemas que se generan a largo plazo, no se tomarán las medidas oportunas en lo que concierne al uso de pantallas, hasta que aumente significativamente la aparición de degeneración macular, o las cataratas derivadas de su influencia.

Lo primero que debemos preguntarnos es: ¿Qué es lo que ha cambiado de manera radical, en tan corto espacio de tiempo?

bombilla incandescente

Nuestra iluminación. Hemos pasado de la bombilla incandescente, a la luz led de una forma radical (con un ligero descanso en la de bajo consumo). El por qué de este cambio se debe a la intención de disminuir el consumo energético; ya que una bombilla led, es 8 veces más eficiente que la tradicional. Actualmente nos encontramos rodeados de led; acapara comercios, hospitales, aeropuertos, etc… y por supuesto, pantallas de televisiones, tables, móviles y ordenadores.

El problema de este tipo de luz es que produce un componente de espectro azul muy alto en comparación con las bombillas tradicionales de incandescencia o halógenas. Y ya que la energía de la radiación electromagnética, es inversamente proporcional a la longitud de onda, las de onda corta, (ultravioleta) son más peligrosas que el resto, y dentro del espectro visible, los violetas y azules.

luz led

Se ha constatado que este tipo de radiaciones de alta energía, produce estrés oxidativo en la retina, concretamente en el epitelio pigmentario y los fotorreceptores (base de la visión). Se producen cambios metabólicos en estas células retinianas, y a partir de cierto umbral de luz, producen la muerte celular. Según los expertos, este es un factor determinante en la aparición, y posterior desarrollo de la degeneración macular.

Nota. – Hay otros autores que defienden que la fototoxicidad es falsa, ya que una catarata (que es un filtro muy fuerte ante todo tipo de luz, incluida la azul) parece no detener la aparición o el progreso de la degeneración macular. Como se puede observar, hay criterios para todos los gustos.

En algo que, si parece haber cierta sintonía, (no completa) es en otra de las alteraciones que produce la utilización de esta luz; los cambios en los ritmos circadianos, que son los que controlan, entre otras cosas, los ciclos de sueño y vigilia. Estas alteraciones producen insomnio, perturbaciones en la esfera emocional, bajo rendimiento, etc. Durante el atardecer, los colores dominantes son los rojizos o anaranjados (ausencia de azules), los ritmos se ajustan y preparan para el descanso, el aporte excesivo de luz azul debido al uso de una pantalla de ordenador led, distorsiona el ciclo normal, alterando la organización biológica natural.

Aclaración. – Nuestro reloj principal se encuentra en el núcleo supraquiasmático, dentro del hipotálamo, y recibe información directa de los ojos, más concretamente de las células ganglionares mediante la melanop

imagen sacada del estudio del filtro CSR

sina. Esta hormona es más reactiva ante la luz azul, teniendo su pico de sensibilidad en 480 nm (cerca de los 450nm donde se produce el de la iluminación de la mayoría de los móviles), y muy poco ante la luz roja.

Tras sopesar estos datos, parece lógico tratar de proteger nuestros ojos de este aumento de radiación nociva.

Pero para protegernos ya tenemos el cristalino, ¿es suficiente?

NO.

Si bien es cierto, que en nuestro ojo tenemos una lente, llamada cristalino, que no es totalmente transparente, y que actúa como un filtro contra la luz azul, no lo es menos, que: primero, no es capaz de bloquear toda la radiación que nos llega, y segundo, que evoluciona cambiando la tonalidad del mismo hacia un tono amarillento (dotándolo de mayor protección) a lo largo de nuestra vida, es decir, que durante nuestros primeros años, apenas bloquea este tipo de luz.

Nila con e-book

Nota. – hay muchos autores que interpretan este cambio como un sistema de protección del ojo para compensar el deterioro retiniano, aunque tengo que confesar que yo no estoy de acuerdo con ello.

En todo caso, es un hecho que, a día de hoy, el uso de aparatos electrónicos se realiza en edades más tempranas, y a unas distancias excesivamente cercanas, lo que aumenta considerablemente el riesgo, y nos alerta de que esta protección se torna insuficiente.

Entonces, ¿Qué podemos hacer?

La mejor opción que se nos presenta es el uso de filtros. Pero hay tantos, que es un verdadero quebradero de cabeza. Vamos por partes:

Según la información anterior, dicho filtro debería poseer un tono amarillo, porque si a la luz blanca, le quitamos la gama de los azules, obtenemos el amarillo. Parece lógico entonces, y si bien es cierto, que se supone que es el filtro más completo, tiene un buen número de detractores, ya que además del componente estético, la información lumínica dentro del espectro de los azules y violetas se ve afectada. Sin embargo, no se ha demostrado que esta pérdida, provoque una peor calidad de visión, simplemente diferente.

Si nos dejamos influenciar por los distintos estudios, no llegaríamos a ninguna conclusión, pues como ya comenté con anterioridad,  si aparece uno que comenta los beneficios producidos por el uso de dichos filtros, a los dos días, aparece otro que argumenta lo contrario, sin embargo, si utilizamos el sentido común, nos daremos cuenta de que, al igual que nos protegemos cuando vamos a la playa, no estaría de más, hacerlo de la misma forma, al trabajar con pantallas o entornos de iluminación led.

En este momento, en el mercado hay diferentes tipos de filtros, y según la marca te cuentan la película dependiendo de sus intereses.

  • El más completo parece ser el filtro CSR (el normal, ya que existen otros más intensos destinados a un tipo de paciente determinado, con mayor y mejor protección, pero estéticamente muy marcados.) Descubierto por una investigadora española, tiene la particularidad de su tono amarillento, es el más feo estéticamente hablando, pero además de aportar la mayor protección, mejora el contraste y relaja la visión.

Nota. – El equipo de investigación de participó en este descubrimiento, recibió el premio al mejor invento del mundo, otorgado por las naciones unidas en 2009 por su aportación a la salud visual en clave mundial.

  • Filtro azul intenso. (más vendido, sobre todo porque al no ser una patente, es más económico y accesible) Le llamo intenso porque el reflejo que genera es bastante apreciable. Cada laboratorio tiene el suyo y dependiendo del mismo, te comentan que absorben más o menos radiación en distintas frecuencias, pero en realidad son bastante similares. El reflejo puede llegar a ser molesto (sobre todo en exteriores), y parece que, a pesar de proteger menos que el CSR, afecta en mayor medida a los ritmos circadianos.
  • Filtro azul suave. Algunos laboratorios de lentes, han optado por un filtro azulado apenas apreciable, evidentemente protege menos que los anteriores, pero pasa desapercibido y apenas afecta a nuestros ritmos biológicos.

Nota. – Afectación de los ritmos circadianos. En este aspecto, al colocar un filtro de alta absorción de azules en una gafa de uso continuo creamos un problema. Estos filtros no varían del día a la noche, con lo que mientras paseamos por la calle, también impiden la llegada de la luz azul beneficiosa a nuestros ojos, afectando al reloj biológico. Es por esto motivo, por el que mi recomendación es su uso en interiores, y sobre todo con pantallas led.

CONSEJO PERSONAL.

Yo he usado los tres, y personalmente prefiero el CSR en el ordenador y el azul suave para el resto (si fuese necesario), ya que el azul intenso en exteriores me produce unos reflejos bastante molestos, además de ensuciarse con mayor facilidad y afectar como ya he comentado a los ritmos circadianos.

movil y ordenador

Por último, recomendar una serie de hábitos saludables cuando realicemos tareas frente una pantalla:

 La regla del 20/20/20. Cada 20 minutos mirar 20 segundos a una distancia de 20 pies (más de 6 metros), con ello desestresamos nuestro sistema visual y mejoramos la hidratación ocular mediante el parpadeo.

Otra regla es no mirar pantallas en situación de oscuridad, algo demasiado común en niños. En estos ambientes, la pupila se dilata y permite un mayor paso de luz nociva.

En este artículo he contado con la inestimable colaboración de Álvaro Boix, representante de lentes oftálmicas, siempre preocupado por mejorar en el conocimiento de su trabajo.

 

 

Una respuesta a “Filtros para pantallas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *