La elección de los cristales adecuados

Esta tarea puede llegar a ser bastante más compleja de lo que mucha gente piensa.  Los motivos son los siguientes:

1.- Uso de distintos materiales de fabricación para lentes oftálmicas:

tipos de materiales

      Cada material tiene características diferentes, y por lo tanto se deberán aconsejar en función de las necesidades de cada persona.

  • Trivex y Policarbonato. Ligeramente más delgados que el orgánico normal (índice 1.5) y también más resistentes. Se utilizan sobre todo para gafas de protección, montura al aire y gafa de niño.
  • Orgánicos. Son ligeros, y muy duros ante la rotura a partir del índice 1.6, su problema son los arañazos en la superficie. Se pueden aplicar distintas reducciones
  • Minerales.Los cristales de toda la vida. Diseños antiguos, pesados y fácilmente rompibles. En contrapartida, tienen más calidad óptica que la mayoría de los orgánicos y son mucho más resistentes a los arañazos. También aceptan reducciones. Uso para ambientes con mucho polvo o arena.

2.- A las lentes orgánicas, se le pueden aplicar distintas tecnologías:

  • Geometrías asféricas. – Cristales más planos, y según los fabricantes con mayor calidad óptica. Mi experiencia me dice que se gana en espesor y estética, pero en ocasiones generan problemas de adaptación.

Digitalización. – Lentes fabricadas con tecnología láser free-form, la misma que se usa en progresivos. Aquí si hay un saldo de calidad importante, pero también de precio. Buena elección para graduaciones altas, astigmatismos superiores a 2.00 dp y monturas relativamente grandes; será en estos casos donde se nota la diferencia.

  • Pre-calibrado. – Sistema por el cual las personas con hipermetropía pueden mejorar mucho la estética de sus gafas. Los cristales suelen tener un diámetro estándar, hacer un pre-calibrado es tan sencillo como escoger el diámetro de cristal adecuado. Solo es efectivo si dicho diámetro es inferior al estándar, y por lo tanto el precio es superior.

3.- Y tratamientos:

  • Antirreflejo- sobre la base del material se superponen diferentes capas, su número variará en función de la calidad del tratamiento. La idea es descomponer la luz y absorber la mayor parte de la misma, dejando escapar únicamente un reflejo residual (normalmente verde). Últimamente se le añaden capas para obtener mayor durabilidad y menos propensión a la suciedad. Por eso uno se puede encontrar con tanta variedad de precios entre ellos.
  • Filtros protectores para pantallas. – Son filtros especiales para proteger el ojo de las radiaciones nocivas que emiten las pantallas led de tablets, ordenadores o móviles. Estas radiaciones se ha comprobado que favorecen la aparición de problemas como cataratas o degeneración macular. El problema de estos filtros son la escasa credibilidad de los mismos. Uno de los pocos que traen un estudio serio detrás es el CSR, pero su color amarillento no es muy atractivo. Sin embargo, si tuviese que recomendar en estos momentos uno, me inclino por él.
  • Fotocromáticas. – Son cristales que se oscurecen al incidir sobre ellos la luz solar. Aunque para muchos son muy útiles, a mí personalmente no me entusiasman. El motivo es que no acaban de oscurecerse como una gafa de sol con filtro 3 (aunque te cuenten que sí), tardan en aclararse una vez han cogido su tono más oscuro, y la mayoría de ellos no se oscurecen mientras conduces (el parabrisas del coche corta los UVA que los activan).

4.- Por último, también hay distintos materiales para la fabricación de monturas:

materirales para monturas

Suelo decirles a mis pacientes que las monturas han bajado de precio, pero también de calidad. Ahora hay más opciones, materiales más ligeros, y estéticos, con variedad de colores, pero de caducidad muy inferior. Si buscas calidad; un acero quirúrgico, un acetato o un buen TR90 (difícil de saber) posiblemente sean las mejores opciones.

CONCLUSION

Como se puede observar, este proceso no es sencillo, sin embargo, durante los últimos años se ha venido degradando, dando únicamente importancia al 2×1, a por 1€ más te doy dos gafas más o el “adiós a las gafas caras” (y a las buenas también) de las distintas franquicias que campean por España. Por eso yo te digo, valora el precio, pero que este no sea determinante en tu elección.

RECOMENDACIONES:

Para el uso habitual, yo me decantaría por lente orgánica, siendo consciente de que habrá que cambiarla cada 2 o 3 años.

            Elegir de manera correcta la reducción adecuada depende de varios factores como son la montura elegida, de la distancia entre pupilas, altura de las mismas y graduación. Aconsejar sin conocer estos valores se torna aventurado, pero una referencia sería la siguiente:

  • Hasta 2,5 dp 1.5 puede quedar bien
  • De 2,5 hasta 4.5 dp entre 1.6 y 1.67
  • De 4.5 hasta 6.5 dp entre 1.67 y 1.74
  • De 6.5 hasta 10.0 dp preferible 1.74 orgánico o el 1.8 mineral
  • De 10.0 dp en adelante se valora entre 1.74 orgánico o el 1.9 mineral.

En ocasiones, nosotros tampoco sabemos cómo va a quedar un tipo de cristal en una gafa determinada, para estos casos, solemos hacer un estudio de espesores, que nos va a indicar de una manera, si no exacta, si bastante aproximada, el resultado final del encargo.

EJEMPLOS PRACTICOS

Tienes 4,5 dp de hipermetropía. –

La mejor elección sería un cristal asférico digitalizado, en índice 1.67 con pre-calibrado, con tratamiento antirreflejo hidrófobo, y CSR si usas mucho ordenador en una montura de acero quirúrgico. Estarás encantado, aunque tal vez tu bolsillo se resienta un poco.

Segunda opción. Escoge índice 1.67 asférico con antirreflejo hidrófobo y salvo si la montura es muy pequeña, quedarás satisfecho.

En el caso de miopía de 4,5 dp. – Igual, pero quita el pre-calibrado, tal vez la asfericidad y mejor pasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *