En la hipermetropía, al contrario que ocurre en la miopía, los objetos lejanos que atraviesan los medios oculares, caen por detrás de la fóvea (zona de máxima visión). Pero en este caso, nuestro ojo sí tiene la capacidad de mover dicho enfoque, al punto correcto. El sistema encargado de realizarlo se llama acomodativo, y es similar al que utilizan las cámaras fotográficas, con la salvedad, de que nosotros tenemos que realizar un esfuerzo muscular, que es directamente proporcional a las dioptrias de ametropía. Produce síntomas como el dolor de cabeza, o cansancio, y aunque es tratamiento es sencillo no suele realizarse de manera correcta. En nuestro blog (consejosopticos-hipermetropia) encontrarás toda la información al respecto

 .